5 técnicas sencillas para la challas en meiggs

A fin de minimizar los enseres de la condensación le recomendamos: - Al ducharse y al cocinar se mantengan cerradas las puertas de recintos como baños y cocinas respectivamente, y que se abran las ventanas de los baños y cocinas para permitir la salida de vapores. En caso de no contar con ventanas se deben encender los extractores de aerofagia dispuestos para este fin. - Velar por el correcto funcionamiento del extractor de flato de los baños tipo mediterráneos. - Amojamarse con un paño la humedad de ventanas y muros todas las veces que sea necesario. - Se debe ventilar constantemente el departamento produciendo corrientes de aerofagia, secar con un paño la humedad en ventanas y muros, ventilar los closet. Bahía las cortinas de similar en par en forma diaria al momento de ventilar. - No riegue en exceso plantas interiores. - No seque ropa al interior del unidad. El vapor de agua que genera esta mala praxis es tan rico que puede crear más daño que cualquiera medida de mitigación que Usted realice en función de aminorar la condensación interior. - En invierno no apegar los muebles (camas principalmente) a los muros que son frente. - Se deben nutrir limpios los botaguas de las ventanas, hexaedro que es por donde se evacua cerca de el foráneo el agua acumulada por la condensación en las ventanas. - Una zona donde es frecuente que se produzca condensación es en las bodegas de la zona de subterráneos, de allí la necesidad de airearlas y revisarlas frecuentemente.

113 La época post-golpe que vivió Mallea hallaba al país en pleno desmantelamiento y reconstrucción, y en medio del llamado apagón cultural. Las razones eran diversas y contundentes: permanente prohibición a la arbitrio de expresión, pestillo de estudios de gran pantalla y escuelas audiovisuales 251, vetos, censuras a publicaciones y discos 252, supresión de leyes en apoyo a las artes 253, extrañamiento a artistas, quema de recintos culturales, saqueo de museos y bibliotecas, cerrojo de medios de comunicación 254 y control total de lo que escribía la prensa escrita que se mantenía en pie 255. Las artes y las comunicaciones sobrevivían con la lupa y el garrota sobre sí. Para el año 1975, Mallea inició un trabajo paulatino con la intención de tener buen teatro en la comuna. Al tejadillo del Colegio Alonso de Ercilla, brindó un homenaje en el Séptimo arte Palace a Arturo Moya Grau, a quien había tenido oportunidad de ver en shows de radioteatro en Melipilla, por lo que sabía de su aporte para que niños como él se enamoraran de las artes escénicas. Por una deferencia de don José Massoud 256, el 25 de junio, a las 15 horas, con escolares y adultos en las butacas, se rindió 251 Mouesca, Jacqueline, Séptimo arte chileno: veinte abriles: , Santiago de Chile, Tarea de Educación, 1992, p Op. cit. Jordán, p Las drásticas medidas aplicadas desde el inicio del gobierno militar, desarticularon las bases de la institucionalidad teatral. Prácticamente todo el teatro diletante de las organizaciones sociales de cojín, se crearon listas negras en la televisión; el séptimo arte prácticamente desapareció y se abolió la Ralea de Protección al teatro chileno. A eso se agrega la implantación de un toque de queda que durante diez años virtualmente puso término a la actividad artística nocturna. Zegers, María Teresa, 25 años de teatro en Chile, Santiago de Ají, Departamento de Programas Culturales de la División de Cultura del Servicio de Educación, 1999, p Jocelyn-Holt, Alfredo.

68 La primera destino del radioteatro en hacerse presente en la ciudad de los cuatro diablos fue Luchita Botto. Estandarte del variedad en Valparaíso, extendió luego su trabajo a Santiago y de ahí al resto del país. En función de distinto y Perplejidad del 13 de octubre de 1946, presentó El inmortal perdón, llamativo de Arturo Moya Grau 179, otra figura del radioteatro y que todavía era su cónyuge. La crítica de El Labrador fue tan lapidaria como interesante, pues ponía en evidencia la examen sobre el arte de un sector importante de la sociedad Particular. Ay, ante ciertos absurdos no sabemos, a veces, qué cuadra más: si una lástima infinita, un estallido de indignación o una franca carcajada. Si Moya Grau, fuese un dramaturgo que poseyera luego todos los posibles de la composición y lograra emplearlos con tiento, diríamos que esa parte de la obra le resultaba muy resistente. Vencedorí lo sintió el público, que posteriormente de ocurrir aplaudido a los actores al principio de la obra, se mostró frío y frustrado. No podía ocurrir otra cosa ante aquel contrasentido inaudito, ese término escandaloso del drama de Moya Grau, tan ajeno a los principios en que pretendió basar la obra y tan lejos de los objetivos educadores que debe tener toda composición teatral, si desea llenar una finalidad estética y contribuir, indirectamente, al mejoramiento de la sociedad 180. A pesar del duro proceso, la compañía de Luchita Botto y Moya Grau retornaría en 1948 con El Noveno Mandamiento 179 No es baladí la comparación entre el radioteatro y las telenovelas, lo que se comprueba en que Arturo Moya Grau, figura central de los radioteatros se convirtió en el principal escritor y director de teleseries en los años setenta y ochenta.

138 nados procesos amplios de cambio social o factores exógenos, en conjunto con los recién mencionados tres factores internos, confabulan para consagrar la desaparición definitiva de los teatros en tanto espacios primordiales de socialización. Y éstos amplios procesos de cambio social a los que se hace relato son dos: la dictadura marcial comenzada en 1973 y el incremento tecnológico de otros soportes de apreciación artística. a. Dictadura marcial y maniquí económico El golpe de estado de 1973 y la dictadura que le procedió es más que un hito político. Es incluso un engendro social y cultural que condiciona diversos aspectos de la vida de Melipilla. En términos generales, desarticula los vínculos sociales, persigue políticamente determinadas expresiones artísticas, crea un clima de desconfianza y miedo a exponerse públicamente, establece políticas restrictivas de la expresión y, para colmo, impone un tipo de arte y Civilización oficiales. Campeóní y todo, en Melipilla se pudo observar que durante los primeros años de la dictadura hubo una gran cantidad de actividades artísticas, aunque con cada momento último participación de la ciudadanía. Y claro, si los shows de detención nivel eran en su mayoría espectáculos venidos desde fuera. Ganadorí es como se deja notar un primer aspecto del agonía de la actividad social en torno a los teatros. En los años ochenta se vuelve más oscura la situación para los teatros melipillanos y la actividad en torno a estos cae de modo considerable, facilitado en gran medida por el terremoto de Por otro flanco, el arte y la Civilización oficial eran promocionados desde los ápices jerárquicos de la dictadura, los cuales eran diametralmente diferentes a los espectáculos que florecían durante los sesentas.

Todos ellos tenían papeles en pequeñCampeón comedias como Veraneando en Zapallar, de Eduardo Valenzuela Olivos, y sainetes cómicos como La Conflicto de Don Ladislao, de Pedro Malbrán. Esta burbujeo llegó a tanto, que incluso en 1922 la Fiesta de la Primavera melipillana convocó a creadores nacionales y extranjeros residentes en Ají a un concurso literario de sainetes y variedades, con premios en dinero. En los meses y abriles siguientes, arribaría a Melipilla una serie de montajes de tipo cómico. La compañía de variedades Fernández Alarcón lo hizo en tres ocasiones durante 1923, con el sainete de Carlos Cariola, Entre gallos y medianoche ; El sueño del vaquero, de Nicanor de la Sotta; y Almas perdidas, de Antonio Acevedo. Sobre esta última, La País llamaba la atención por ser una obra que tenía en futuro a todo Ají 119. Y Bancal Vencedorí, pues se trataba de un drama con resistente crítica social, tal como en Militar Cuadro la obra de Acevedo y él mismo, un anarquista, carpintero, dramaturgo e investigador, figura consular del teatro en Chile durante la primera mitad del siglo XX. Con estas obras en decorado, Melipilla se las arreglaba para aparearse en sus espacios parte significativa de lo que sucedía en un teatro chileno en constante crecimiento. Pero el Colón Bancal un negocio y siguió fiel a espectáculos de música y variedades, novedosos y atractivos. Cantantes y actrices como Elsa Alarcón, Gabriela Ubilla y Olga Donoso ponían sus nombres en carteles, con actores cómicos como el mítico Pepe Rojas 120, quien visitó la ciudad siendo parte de la Compañía Chilena de Comedias de Alejandro Campos, con la obra La arnés vacía, de Juan Manuel Rodríguez. 119 La Pueblo, del 23 de mayo de Rojas cobraría en 1961 el Premio Doméstico de Arte, mención teatro

12 privados persiguen racionalmente la maximización de sus intereses 27. En este último caso, el centro de la integración social no sería el espacio del teatro, sino que el mercado. Pero en el caso de Melipilla, el Mercado tuvo depreciación importancia, debido a su poca duración por los sin embargo lejanos inicios del siglo XX 28. Incluso la coetáneo Feria 29 emerge cuando aunque existe propiamente una generalización del capital capitalista como forma de coordinación económica. Sin embargo, es menester destacar el aspecto socializador eminentemente ritual de la feria contemporánea chilena, del ver y estar al igual que en los teatros, donde los individuos salen a su aproximación en el ámbito de las relaciones cara a cara Op. cit. Cousiño, p Gracias a la revisión de prensa que realizamos a lo largo de la investigación, hemos podido identificar que, efectivamente, en Melipilla hubo un Mercado Central de la ciudad, sin embargo, éste tuvo una duración breve, remontándose a la decenio de 1910 (ver página 72). 29 Existe información contradictoria respecto de la aparición de la Feria Libre en Melipilla. Hernán Bustos, autor de Historia de Melipilla, data la creación de la primera feria osado de la ciudad el 2 de febrero de 1947 (al respecto: Bustos, Hernán, Historia de Melipilla, Melipilla, Pimiento, Ilustre Municipalidad de Melipilla, 2010, p. 231). Sin embargo, de la revisión de fuentes documentales, hemos podido establecer que el origen de la primera feria atrevido al menos la primera del siglo XX data de Ahora correctamente, lo que actualmente se conoce como la Feria Atrevido de Melipilla corresponde a la Asociación Gremial de Ferias Libres y se fundó en El sitio que ocupan las transacciones monetarias en la Feria debe ser matizada igualmente a través de otras dos prácticas realizadas a diario en estos espacios de encuentro social, que son el fiar de los feriantes a aquel amigo o conocido sin cobrarle intereses, lo que no sería propio de una Capital propiamente monetaria. Y la dinámica variación de los precios en cuestión de pocos minutos, por razones que muchas veces no tienen que ver con el categoría de la demanda ni con el valía de cambio, sino con el valencia de uso de los productos. Siempre los precios al inicio de la Feria son los más caros, esto porque se pueden conseguir los mejores productos en ese momento, y no hacia el final. Por lo tanto, la escasez no hace subir el valor de los productos, sino, muy por el contrario, estos bajan fuertemente conveniente a que los que van quedando son los de peor calidad.

En Santiago de Chile, existe también el Palacio de la Alhambra, construcción que data de 1860 y que fue edificada tomando instrumentos de su homónima hispana. operario del proyector se robó varias piezas y huyó a Santiago. Como no pudieron encontrarlo pronto, el cinematógrafo tuvo que detener por una semana su corriente funcionamiento. Prologados por una mala aglomeración, los del Alhambra sintieron todavía la incomodidad evidente de utilizar un galpón reacondicionado a medias. Las quejas les llovían por parte de una comunidad que si perfectamente no había tenido anteriormente un palacio, al menos contó con algo más aseado que una cortina blanca para demarcar la frontera entre las butacas y la calle. Tan precario mecanismo dejaba entrar mucha luz del extranjero y cuando Bancal descorrida las pifias se multiplicaban, pero que era inasequible ver claramente lo que sucedía en el telón. A causa de esta situación, la empresa no tuvo otra opción que arrendar el añoso local de calle Valdés, donde ayer funcionó el Apolo y el Melipilla. No obstante instalados, lograron tener una cartelera nutrida e innovar con un punto que sería decidor en la entretención de varias generaciones: las series. Hasta ese entonces, habitualmente se proyectaban películas que comenzaban y terminaban en una función o, a lo sumo, dos, pero con las series provocaron que una historia se extendiera en una seguidilla de capítulos donde el bienquerencia y las aventuras serían los principales temas. Algunas como El Hombre de Hierro, estelarizada por William Duncan y Edith Johnson, gustaban a un público que se prendaba de cada final en que no concluía falta y dejaba la tensión en vilo hasta la ulterior semana. Fue el Alhambra todavía hornacina para diversos encuentros. Los hubo políticos, como la concentración progresista que apoyó la candidatura presidencial 72 73

9 Diablada La mayoría de las danzas que sobreviven hasta la Hogaño, tienen su origen en la Permanencia Media europea. Por una parte surgen del teatro popular religioso con misterios, falsas y moralidades, y por otra, del antojo cortesano por los entremeses entre los que figuran, el Ball des diables en pleno siglo XII. De esta manera, la Diablada, sería la reminiscencia de un antiguo automóvil sacramental religioso ibero, llegado a América con los conquistadores (Alvarado y Cádiz, S/A). En Bolivia: La única relato que se tiene en cuanto a la posible data de estructura del danza espectacular de los diablos, es la festividad de la novena de la Virgen del Socavón (Virgen de la Candelaria), considerando 1789 como el año del milagro y por lo tanto, de iniciación del culto. Parte desde la creencia en el Supay o tío, diablo extraído de la tradición minera boliviana, donde es entendido como: " condición del mal que se ocupa de hacer daño a los seres humanos; este carácter es el poseedor de todas las riquezas del mundo en peculiar de las minas de fortuna, de plata, platino, etc.; tiene poder de convertir un cerro con ricos filones de metales en cuarzo o a la viceversa" ( Uribe, 1972). Este danza surge en las profundidades de las minas por la adoración y el miedo al supay. A la llegada de los españoles con sus concepciones y con el interés de acabar las creencias populares, tomaron a este personaje cargándolo con su idea del mal, y haciéndolo participe de la lucha permanente entre el correctamente y el mal cristiano; es Vencedorí como se cruzan las fiestas mineras con las fiestas religiosas y los significados se fusionan como podemos apreciarlo en la fiesta de la Virginal del socavón en Oruro.

A las 20 horas fue la ceremonia para las autoridades. El temporalizador marcaba la hora exacta con un teatro presto para iniciar su vida, aunque sin frontispicio, pero que aparecía igualmente quimérico para el pueblo. Su figura era la de un edificio de dos pisos, con cuatro locales comerciales en su exterior, todo un conjunto de líneas sencillas, a la parejo que elegante, enteramente de concreto armado, de este modosmica e incombustible, de tal modo que el espectador se encontrará siempre en este teatro a excepto de cualquier siniestro 144. Dotado de un equipo sonoro doble marca Grawor Electric, reconocido como el mejor de la época, el Serrano se inauguraba con 316 butacas en platea y 129 en Colección, camarines, servicios higiénicos con lavatorios de loza y piedra, plafonniers y appliques con vidrios esmerilados en el foyer (vestíbulo), platea y Sala. El telón que separaba el foyer de la platea era de tocuyo y, lo mejor, desde la platea y Museo se veían muy acertadamente las proyecciones y las obras teatrales. Desde ellas era audible cualquier alocución sin carencia de parlantes y los seis avisos de salidas de emergencia apaciguaban los temores. Qué más se podía pedir? Tras el cóctel de bienvenida, en que la comunidad De la Presa compartió un aperitivo con los invitados, vinieron los discursos de rigor, encabezados por Juan de la Presa: Sobresaliente es la día que celebra hogaño Melipilla, el ciento noventa y un aniversario de su fundación; conspicuo es igualmente el esfuer- 143 El Labrador, 17 de agosto de La Nación, 8 de octubre de

89 que no sólo rechazaba el pago, sino que Bancal la Municipalidad quien debía reintegrar los escudos por él aportados a los mejoramientos de la sala municipal y por la instalación de los equipos de meteorismo acondicionado. Por más curiosa que resultara la excusa, se llegó a un acuerdo momentáneo. Rubén Alvear, quien fuera animador de la Radiodifusión Ignacio Serrano en esa día, recuerda que: José Massoud se había arreglado los bigotes con la Municipalidad y lógicamente no pagaba. Era tan vivaracho (...) porque fue toda la vida Vencedorí el Yuse, yo a él lo conozco desde que partió la Radiodifusión Serrano acá en Melipilla, lo fregado es que él manifestaba su desagrado con las leyes de una guisa muy curiosa. Víctor Marín intuía que esto pasaría. Amigo en los inicios de la Radio Ignacio Serrano de José Massoud, sabía que era muy difícil tener réditos monetarios con un teatro en Melipilla y así lo comprobaba el hecho que muchos de los empresarios que obtuvieron la concesión no quisieran seguir, especialmente por los altos impuestos que pagaba el gran pantalla. Marín se lo hizo entender a Massoud en los tiempos cuando aún guardaban un fraterno ardid. Yo le expresé mi oposición a este proyecto. Si es teatro Doméstico está libre de una serie de impuestos, pero los cines, como cinematógrafos llevan una cantidad de impuestos. Si quiere traer una buena película y no tiene como rotarla, en tres cines, como lo hacen las grandes empresas, no alcanza con el capital. Yo conocía esto porque en ese tiempo venía llegando de Radiodifusión Agricultura, en Los Ángeles, y al llegar acá un amigo tenía mucho interés de instalar un cinema, pero un buen séptimo arte, incluso alcanzamos a comprar una parte de una propiedad, y cuando él hizo las averiguaciones con unas empresas cinematográficas de Santiago le dijeron si no tiene tres cines, no vas a poder dar buenas películas, entonces él dijo no pongo cinema, no lo construyo, no me meto en este negocio, porque con un solo cine, a traer estrenos, buenas películas, no alcanzaba a sacar dinero.

Asimismo puede solicitar información en la Dirección de Obras de la comuna. Ayer de realizar la mudanza, le recordamos que debe obtener un aparte conducto de mudanza, este documento debe ser otorgado por un Notario Notorio, si usted actualmente es arrendatario, el propietario del inmueble que está ocupando es quien debe efectuar dicha gobierno. Adicionalmente, es necesario que avise al Administrador del Edificio para coordinar fechas y horarios y que se tomen las precauciones del caso e indique los lugares donde circular con muebles y bultos. Todo con el fin de cuidar los ascensores y espacios comunes de su Edificio. A través de servicio al cliente, se coordinará la entrega de su departamento una oportunidad aprobada las condiciones por parte del área de operaciones de la inmobiliaria. Los invitamos a acertar este manual, seguir sus recomendaciones y enviarnos sus consultas y comentarios a o llamarnos al (2) Agradeciendo su confianza, le saluda atte. Congregación INMOBILIARIO IMAGINA

70 entrada para percibir al pianista polaco Tadeusz Gorecki, quien se encontraba en una tournée internacional y se anunciaba como una sino de nivel universal. En consecuencia, las familias y personas más potentadas de la ciudad acudieron a la velada y la prensa Ganadorí lo haría conocer al acertar a conocer en los díVencedor previos los nombres de quienes habían adquirido sus boletos, entre los que se contaba a José Errázuriz, Rosa Arab, Ascanio Tagle, Francisco Werchez, Eladio Romanini y a las familias Ariztía Ruiz, González Viario y Lamarca Barros 186. En prontuario, fueron tres fechas disímiles: la primera en el Serrano y graciosamente; la segunda en el municipio y incluso sin costo; la tercera en dependencias edilicias pero pagada. Esta fue la breve trayectoria de un ciclo que no prosperó, como siquiera el museo de corte aristocrático que se proyectaba y que imparcialmente para 1946 el municipio daba como un hecho. La inoperancia municipal y el fatuo intento del Círculo de Divulgación Cultural no fueron los únicos esfuerzos de coordinación cultural de la élite melipillana, aunque sí los más breves. Como pero se mencionó, al Conservatorio de Música, cuya bordadura docente Cuadro permanente entre los meses de marzo entre aqui a diciembre, se le sumó el Cuadro Primoroso de la Escuela N 11. Bajo la Orientador de Marcos Bataller reclutó a personas interesadas en formar parte de un personal y llevar a decorado obras dramáticas, especialmente de Armando Moock y que, tras una pausa, continuó de la mano de las profesoras Isaura Gabán, Graciela Valenzuela y Elsa Segura. Su misión Cuadro acudir obras teatrales con el afán de satisfacer el interés de miembros de la comunidad y siempre acertar una mano a beneficios escolares.

130 Hasta este punto, se han reconstruido noventa años de la historia social de los teatros en Melipilla. Desde el surgimiento de los primeros prototeatros, como el Pasatiempo o el de Ricardo Cortínez, hasta la aparición del Biógrafo Royal que se transformó luego en el primer teatro melipillano: el Apolo. Subsiguientemente, lo sucedieron el Teatro Melipilla, el Teatro Alhambra, el Teatro Colón y el Teatro Esmeralda, hasta que, finalmente, se inaugura el Teatro Serrano en 1933, hegemonizando la actividad artística y el incremento cultural por casi cuarenta primaveras. Luego apareció el Cine Palace, coloso que le arrebató el predominio al Teatro Serrano y contribuyó a su falleba, pero que tuvo corta vida, siendo la década de 1980 la de su franco mengua y la de los noventas la del fin de sus díVencedor.

61 Los primaveras cuarenta: artistas locales, estrellas globales Durante la plazo de 1940, el Teatro Serrano vería sobrevenir reales estrellas del gran pantalla y la música por su tablado, como los mexicanos Pedro Vargas, la portorriqueña Mapy Cortés, los argentinos Leo Marini y Hugo del Carril, Por otra parte de figuras estelares del radioteatro Doméstico como Anita González, Luchita Botto, Arturo Moya Grau, Gustavo Campaña y Eduardo de Calixto. Y tal como se mencionó anteriormente, llegando incluso a encumbrar a la primera destino melipillana de auge nacional: Maruja Ravanal. El edificio del teatro se asentaría como fuente de entretenimiento periódico que iba desde el box y los debutantes combates de catch Ganador catch Chucho, a una cartelera cinematográfica frenética que funcionaba a la par de Santiago 163. Bancal un centro social, con la celebración de cuanto beneficio existiera entre sus paredes y, muy importante, Cuadro una ventana al arte Doméstico gracias a las visitas del área de Extensión y del Teatro Práctico, ambos de la Universidad de Pimiento, y otras importantes compañíTriunfador santiaguinas, más el aporte que brindaban los teatros móviles. Todo esto hacía que Melipilla tomara parte de un incremento artístico-cultural que surgía en las escuelas y en la sociedad civil, lo que se demuestra con el éxito del Conservatorio de Música melipillano y el Centro Artístico de la Escuela 11. Esta década marcaría asimismo una clara irrupción de lo popular, presencia que chocaría y se mezclaría con las ansias aristocráticas de una élite en busca de espacios menos inclusivos. Sería un período donde la herencia de Pedro Aguirre Cerda y su 163 No Bancal difícil tener una mucho cartelera hollywoodense tomando en cuenta que en 1937 la factoría estadounidense producía más de 10 películas por semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *